Universo compartido

Soy lo que escribo… #NoSoyHostil #BrigadaDigital

Soy lo que escribo… #NoSoyHostil #BrigadaDigital

 

Ayer, 2 de marzo de 2017, tomé la decisión de hacer una publicación en el grupo Influenciadores Colombia, poniendo sobre la mesa de discusión, varios temas que considero importantes para los que realizamos esta actividad como un trabajo. Hablaba sobre cómo algunas marcas, no muestran un poco más de respeto por las personas que sacan parte de su tiempo para conocerlas, compartir información sobre sus nuevos productos y nuevas estrategias… Mostraba mi molestia, porque sí, estaba molesta, sobre ciertos abusos que se dan con mucha frecuencia, en el medio publicitario. Una de las observaciones que hice es que he sido profundamente agradecida con varias marcas que han facilitado el transporte para algunos eventos y que cuando se pueda, es un hábito saludable que además les ayuda a garantizar la asistencia de los que queremos, pero estamos lejos o a esos eventos en los que la hora de llegada o salida son imposibles, por tráfico o seguridad; esos a los que te exigen llegar a cierta hora, aún y cuando la dinámica sea solo una invitación a “Compartir un rato con amigos”. Lamentablemente a algunas personas que les falta comprensión de lectura lo interpretaron como que si no me daban para el taxi no iba… Hablaba de los macabros que son algunos procesos de pago, donde luego de hacer tu trabajo, bajo ciertas condiciones, debes esperar a que el pago salga (y perdonen la expresión), cuando le dé la gana a la persona de contabilidad de turno.

Hice este comentario, en el grupo, porque se supone es el espacio donde convergemos muchos de los que realizamos esa actividad en Colombia. No lo hice buscando que apoyaran todo lo que decía, de la forma en la que lo decía. Lo hice esperando leer comentarios que contaran sus historias, buenas y no tan buenas sobre el sector; esperando leer cómo algunas agencias/marcas, están buscando soluciones a alguno de estos problemas; esperando leer cómo algunos influenciadores, han logrado acuerdos que puedan ayudar a otros, a profesionalizar lo que muchos llamaron ayer un hobby, que está perfecto que para muchos así lo sea, pero para otra gran parte de la comunidad, es un trabajo.

Me encontré con unos muy pocos argumentos en la mal llamada discusión… Por otro lado salieron a relucir, la falta de cordura, profesionalismo, coherencia y hasta (cosa muy lamentable) de respeto de muchas personas de la “comunidad”. Mensajes de ofensas, creación de memes con alusiones personales, diseño de HT que lograron volver tendencia con discursos burlescos y hasta agresivos; esa fue la demostración de comunicación que sacó a la luz, la comunidad… No me sorprendió ver a algunos haciendo eso, ya crearon su fama destructiva hace rato… Pero sí a muchos, que tenía referenciados como profesionales de alto nivel y en algunos casos, “amigos”.

Muchos sacaron, lo peor de sí, dejaron ver el tipo de conversación que se puede tener con ellos, pero sobre todo, que no tienen autoridad ni son capaces de asumir con responsabilidad, la voz de sus clientes. Me preocupa que algunos de ellos que se hacen llamar ‘Influenciadores’ hayan dejado esa imagen en redes y los asocien a los que somos personas respetuosas, como lo es la inmensa mayoría de las 16.000 personas de la comunidad.

Lo que dije ayer en esa publicación, se lo digo a mis clientes, sentados en una mesa de frente, porque eso mejora mi relación con ellos… Así como ellos tienen exigencias a la hora de contratar, el contratado también debe tener las suyas, que cambiarán dependiendo del caso y que negociarán hasta llegar a un acuerdo… Pero que en muchos casos no se cumplen de lado y lado, en muchas ocasiones porque tristemente el valor de la palabra está muy mal posicionado y se escudan en no tener nada firmado para cumplir los acuerdos… Ayer logré reconocer a muchos de los que han dañado el negocio, porque así como actuaron ante mi publicación, lo hacen en contra del cliente.

Ayer leí a los que más le sacan provecho al medio, hablar de que realizan la actividad como hobby; ayer leí a los que se han quejado de sus clientes, con nombre, apellido y marca, hablando de las bondades del sector; ayer leí a los que se llenan la boca diciendo que son influenciadores respetados, utilizar los términos más despectivos y las expresiones más prepotentes e irresponsables; ayer leí a muchos de los que dicen que la cantidad de seguidores no es importante, que lo importante es la influencia sobre ellos, burlarse de mi cantidad de seguidores; ayer leí a “amigos” llamarme rockstar, por como dije en la misma publicación, poner límites y hacer exigencias sobre mi trabajo; ayer leí personas defender la industria a capa y espada, esas mismas que he leído en mil ocasiones, pelear con la misma vehemencia, porque les han quedado mal, no los atendieron como debían, los hicieron cruzarse la ciudad para ir a un evento; ayer leí personas que se pegaron al HT, solo por ser el HT del momento, lo que muestra su falta de criterio; ayer leí a algunos decir que reciben felices las cosas que les dan las marcas a cambio de sus publicaciones, los mismos que he escuchado burlarse de los obsequios que con mucho esfuerzo algunas marcas consiguen para tenerlos felices…

Sí señores, a pesar de tener pocos seguidores, son los mejores del universo, esos que generan conversación, que interactúan, que están interesados en los temas que comparto y en las locuras de las que a veces hablo; sí, trabajo con un grupo de las mejores marcas no solo del país, de esas que cuidan los detalles y valoran a todos los que de alguna manera, construimos su empresa y le brindamos algo de valor; sí, hablo de muchos temas, no por haberlo decidido, simplemente porque esa soy yo, la persona curiosa que es mamá, trabaja en lo social, que es emprendedora, que trabaja con educación, que modela, que habla de tecnología, de naturaleza, que es runner, provida y que habla de cuidado personal. Si eso le funciona a distintas marcas, pues bien y si los que tanto critican a los que trabajan con muchos temas, creen que hablar de una sola cosa es lo correcto, pues bien por ellos… No soy menos profesional por tener pocos seguidores, ni por hablar de varias cosas y mucho menos por hacerle ver a mis clientes que debemos mejorar.

Agradezco el apoyo de muchos, los que estaban a mi lado, los que han escrito y llamado para saber si estoy bien; los que opinaron al margen del respeto; los que pusieron nuestra amistad en primer lugar aún sin estar de acuerdo con lo que decía, los que mantuvieron la altura de la discusión y hasta los que decidieron no opinar y guardar silencio ante mi publicación y los comentarios fuera de lugar.

No sé si es un tema cultural, no quiero pensar eso, esa discusión se la dan entre colombianos… Yo, adoro Colombia y sus colombianos, simplemente porque estoy más que agradecida por su hospitalidad, por eso para mí es un tema de unos cuantos… Lo que sí está claro, es que a este medio le falta mucho, y no solo por el lado de las marcas…

Para los que actúan desde la orilla del respeto, la coherencia y valor y para los que no: #NoSoyHostil

img_20170303_085550.jpg

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *