Universo compartido

El voluntariado es de corazón

El voluntariado es de corazón

Amnistía Internacional

Hoy voy a hablarles de un tema que me apasiona muchísimo… el voluntariado.

No hay manera de explicar con palabras, lo que se siente ser un voluntario de corazón, pero voy a contarles mi punto de vista…

He tenido la fortuna de haber sido, ser y seguir siendo voluntaria en distintas organizaciones, a distintos niveles y en diferentes lugares. Esto se ha transformado en una bendición por la calidad de las personas que he conocido, las metas que se han alcanzado y los espacios que hemos rescatado.

En este camino, también me topado con personas exageradamente equivocadas, de esas que creen que “colaborar” con una organización les da prestigio, de esas que piensan que ser “voluntario” de alguna institución importante, es sinónimo de: “de alguna manera le tengo que sacar provecho a esto” y a estos les podemos sumar los que juran que con figurar es más que suficiente… Con el pasar de los años, aún no logro definir para mí, cuál de estos personajes es peor que el otro…

Confieso que no soporto a los que de una u otra manera se quieren aprovechar de la labor que realizan algunas organizaciones, no es de buena voluntad

Ser voluntario es instintivo, es una manera de vivir, está en los genes, no es para todo el mundo y la verdad es que no tiene que ser así, la diversidad es una de nuestras mayores riquezas como especie y eso se demuestra en que no todos servimos para todo, cada quién tiene cualidades destacables, las cuales decide poner o no a disposición de los demás. Mi consejo es que si deciden hacerlo, lo hagan conscientes de en qué y sobre todo por qué lo están haciendo.

Dentro de este universo llamado voluntariado, están los que en la sangre llevan el ser voluntario, esos que creen en lo que hacen, no por lo que les deja, lo hacen por lo que ellos le aportan a los demás. Están los que sueñan con cambiar las cosas, y lo logran, porque el simple hecho de tomar la decisión de hacer algo, lo que sea, ya hace la diferencia. También están los que le dedican su vida entera a una causa, no sé que haríamos sin ellos… Y no puedo dejar de mencionar, a los que asumen la responsabilidad de liderar a todos los anteriores, sin duda alguna es la posición más difícil, porque hacerse responsable de las conciencias y acciones de tantos, es una misión titánica y en ocasiones muy ingrata.

Ser voluntario es añadirle a tu historia de vida un toque de sabor adicional, es entender que lo que se hace es por los beneficios que trae a los demás muy por encima de los propios… Ser voluntario es olvidarte del papel protagónico y amar ser el héroe incógnito, ese que tal vez nadie sepa que existe, pero que todo sientan la diferencia gracias a su dedicación, paciencia y gran corazón…

Por favor amen lo que hacen y si deciden ser voluntarios, recuerden que como su palabra lo dice, es un tema de voluntad… pero de la buena 😉



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *