Universo compartido

Hijos de la sociedad

Hijos de la sociedad

Hay un tema que he discutido con varias personas que siempre me deja pensando mucho… ¿Qué clase de personas le estamos dejando a la sociedad?

Desde conversaciones amigables hasta discusiones acaloradas, todo pasa cuando se habla sobre este tema…

Algunos padres defienden a capa y espada que debemos dejar ser totalmente libres a nuestros hijos, que todos tenemos etapas diferentes de desarrollo, que ciertas reacciones son efecto de la edad… creo que esto es cierto hasta el punto en el que el hijo termina sintiéndose el ser más poderoso del planeta, gracias a esa famosa “libertad” y a la permisividad que termina transformando su “etapa de desarrollo” en una pesadilla viviente para el resto de las personas.

Creo con todas mis fuerzas que no existe una fórmula perfecta para la crianza de los hijos, tanto como creo que dejarlos hacer lo que se les da la gana justificados en que son niños, no es la opción…

Creo que los padres debemos ser los guías de nuestros hijos para poder formarlos como seres de respeto y no como pequeños monarcas de las situaciones…

Creo que el consentir no tienen NADA que ver con el malcriar y que un niño consentido es sinónimo de amor, mientras que uno malcriado es ejemplo de carencias…

Creo que el resto del mundo no tiene que aguantarse al hijo grosero y mal educado de nadie, con la excusa de que es muy pequeño, está aprendiendo y tiene que expresarse…

Creo que debemos protegerlo pero no volverlos dependientes de nosotros, al punto que no saben cómo reaccionar ante nada…

No soy la madre perfecta, en lo absoluto… Tengo clarísimo que cometo muchos errores en la crianza de mis hijos, pero no soy ciega en cuanto a su comportamiento se refiere…

Muchos se hacen los locos en cuanto a las acciones de sus hijos… Muchos prefieren decir que no vieron, no escucharon o simplemente buscar una justificación para el comportamiento inadecuado de sus hijos… Muchos quieren reemplazar ciertas carencias con popularidad…

Por favor, formemos personas que no se sientan los dueños del universo, formemos personas con carácter y criterio, independientes, responsables y empáticos.

Críe a sus hijos como si tuvieran que compartir con otros este mundo y no como si este mundo tuviera que caer rendido a los pies de su pequeño dictador.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *